La Mussara  

Posted by Ana in , ,

Aunque no se conociesen los misteriosos hechos que han tenido lugar en la cumbre de la montaña de la Mussara, el ambiente que rodea esa aldea abandonada ya sería sobrecogedor. A poco más de mil metros de altitud las nieblas son frecuentes, y refuerzan el aire enigmático que rodea las escasas construcciones que se tienen en pié, la mayoría semiderruidas por el paso del tiempo y el abandono en que cayó el pueblo desde que en los años cincuenta quedó completamente desabitado. Pero esa sensación de misterio y decrepitud de la zona no es más que el aspecto superficial de los enigmas que rodean la zona. El adorno que acompaña a las inexplicadas desapariciones, el avistamiento de insólitos seres, o figuras luminosas de origen incierto.En la comarca, el Baix Camp (Tarragona), y también más allá, todo el mundo sabe que en la Mussara pasan cosas muy extrañas. Hechos misteriosos que alejan de ella a muchos que no desean estar demasiado tiempo en sus cercanías, en especial al anochecer, y que en cambio atraen hacia su cumbre a los que pretenden encontrar un camino de comunicación con otra realidad, con el más allá, o tal vez con el mismísimo infierno.

Misteriosas desaparicionesEn la también abandonada Iglesia de San Isidro, lo mismo que en las otras edificaciones que todavía aguantan a duras penas, es frecuente encontrar restos de alguna ceremonia pretendidamente mágica, velas de diversos colores, restos de algún preparado con pretensiones mágicas, así como pintadas con símbolos esotéricos de lo más variado. Lo mismo ocurre en la pequeña construcción que culmina el conjunto, al lado mismo de un precipicio. Pero más allá de la simple parafernalia estética se encuentra el misterio en estado puro.Desaparecer en la Mussara no es muy difícil. Entre los habitantes de los pueblos próximos, y entre quienes se han interesado por los misterios que la rodean, se cuentan infinidad de casos inexplicables. Como el enigmático desvanecimiento en 1995 de un ingeniero alemán que trabajaba en la región y que se encontraba paseando por los caminos que rodean la zona.

Dejó nuestro mundo por espacio de tres horas. Pasado este tiempo volvió a reaparecer sin que supiese qué había sucedido. O el todavía más enigmático desvanecimiento de un vecino que acabó en los Estados Unidos sin que recordase qué es lo que le había pasado. Misteriosos sucesos, la mayoría de tan difícil comprobación como cuando alguien dice que está perdido durante horas en las neblinosas carreteras que rodean la montaña. Aunque en ocasiones sí que hay testigos y datos comprobables de los extraños fenómenos que allí ocurren.El miércoles 16 de octubre, Enrique Martínez Ortiz se disponía a pasar una agradable jornada en compañía de tres amigos recogiendo setas. Como habían hecho en anteriores ocasiones escogieron la Mussara, un lugar que conocían bien. Pero esa vez hubo una diferencia. Desapareció de forma misteriosa y nunca se le volvió a ver.“Fue como si la tierra se lo hubiese tragado”, asegura uno de sus amigos, Santiago Clarés. “Cuando nos dimos cuenta de que no estaba donde lo habíamos dejado le llamamos, pero sin respuesta. Comenzamos a buscar por la zona, pero no encontramos ninguna pista sobre lo que le había pasado, sólo hallamos su cesta, con una única seta”.

“Después de buscar por todos lados llamamos a la Guardia Civil e hicimos muchas batidas, que se prolongaron varios días. Incluso intervinieron los Zapadores de Montaña del Ejército, pero sin ningún resultado positivo”, recuerda apesadumbrado Clarés, con la angustia de no saber qué es lo que le pudo pasar a su amigo.Las continuas batidas, en las que participaron más de doscientos soldados de la cercana base de Los Castillejos, así como perros adiestrados en la búsqueda de personas, no obtuvieron ninguna recompensa. ¿Qué le ocurrió a Enrique?. Esa pregunta no ha dejado de martillear en la mente a su familia y amigos. ¿Se cayó en alguna fosa?. Cuesta pensar que ese fuese el problema, sobre todo teniendo en cuenta que conocía bien el terreno, y que las batidas realizadas no encontraron ningún indicio. ¿Desapareció voluntariamente?. Su familia niega tajantemente esa posibilidad. “Nunca, ni de pequeño, se había ausentado más de un día sin decir dónde iba”, dice su hermana Angustias. Además, dejó abandonado su coche, con su documentación, el tabaco y hasta una medicina que debía tomar varias veces al día. Por otro lado, tenía una dolencia en las piernas que le impedía andar varias horas seguidas.Los amigos de Enrique siguieron buscando por su cuenta varios meses después, intentando encontrar una pista que arrojase algo de luz. En una de esas batidas ocurrió otro de los inexplicables sucesos que de tanto en tanto ocurre en la Mussara. Fue a finales de enero de 1992 y según cuenta Jorge Roberto Boluda, “nos encontrábamos descansando en una casa abandonada, poco después de la medianoche cuando escuché el ruido de cascos de caballo que parecían proceder de la cercana y también abandonada Iglesia de San Isidro de la Mussara”.
Alertado por ese extraño sonido, caballos por la noche en ese paraje aislado, el testigo se acercó a la entrada del antiguo edificio religioso donde pudo ver algo que le dejó poco menos que de piedra.“Ante mi aparecieron unas figuras ataviadas con lo que parecían unos hábitos con capuchas, lo que les daba una apariencia similar a monjes, pero tenían un aspecto semitransparente. Al principio sólo vi dos, pero dentro de la iglesia habría cuatro o cinco más. Algunos pasaron a menos de diez metros de mí. Les hablé pero me ignoraron por completo. Pude ver perfectamente cómo se dirigían al interior donde movieron unas piedras. Al cabo de unos momentos los dejé de ver repentinamente”. Boluda asegura que nunca olvidará esa extraña observación, que en total duró unos cuatro minutos.Entidades inmateriales¿Qué fue lo que vio el testigo?. ¿Eran seres procedentes de otro plano de realidad?.

La visión de entidades aparentemente inmateriales en esa misteriosa zona no es demasiado infrecuente. Otros testigos aseguran haber observado, y hasta fotografiado, la presencia de extrañas e inexplicables figuras amorfas flotando sobre el suelo, inundando la zona con una luz misteriosa y de apariencia irreal.No deja de ser curioso que incluso las leyendas y el folclore local hayan recogido la ancestral creencia en la zona de que allí hay algo que se escapa de lo corriente, algo que puede convertirla en un portal de entrada, y también de salida, hacia otro mundo, otro plano de existencia”.

Aviso  

Posted by Ana

Estaré fuera unos días de vacaciones.
Espero veros a la vuelta.

Besos a todos os que me aguantáis!

Semana Santa  

Posted by Ana in ,


El Domingo de Ramos es la puerta de entrada a la Semana Santa, una semana envuelta en misterios y ritos ancestrales que han perdurado durante siglos en nuestra comarca, ligados a ritos agrarios diversos, propios de la época primaveral. Algunos de los principales misterios de la Semana Santa en nuestra tierra los encontramos de mano del historiador Tomàs Peris Albentosa, quien bucea en los orígenes y en la tradición de nuestra Semana Santa.Para Peris, los actos religiosos tomaron gran fuerza y fueron adquiriendo la fisonomía con la cual han llegado hasta nuestros días.

El escritor, en su libro 'La cultura popular', narra cómo la intencionalidad catequista de la iglesia y el sentido participativo propio de las fiestas auparon las representaciones teatrales de la pasión, muerte y resurrección de Jesús. Existen testimonios de estos espectáculos teatrales en L’alcudia, Sueca, Alzira, Alberic, Guadassuar y Corbera.Con el paso del tiempo las representaciones teatrales fueron perdiendo fuerza y los desfiles de hermandades de cofrades con vestimentas lúgubres, que acompañaban a los Pasos escultóricos tomaron el relevo y dieron el impulso definitivo a las procesiones del Jueves y Viernes Santo.
A principios del siglo XVI ya se celebraban en Alzira con gran arraigo. En Carcaixent, la elitista cofradía de la Sang, en la que sólo se admitían quienes pudieran acreditar se nobles o ciudadanos, organizaba las procesiones centrales de Semana Santa.La bendición de la 'Salpassa' Para otro escritor, J.E. Gonga, estos días se ven inmersos en las propiedades mágicas que tienen las palmas bendecidas para esta ocasión, la 'Salpassa' que protegerá las casa contra los malos espíritus, 'les gràcies' especiales que tienen algunas personas y que sólo se pueden transmitir algunos días de la Semana Santa o las indulgencias que se aconsejan en los Vía Vía de los calvarios.

Se trata, en definitiva, de un conjunto de creencias y costumbres agrarias que, desaparecidas ya en su mayoría, encontramos durante todo el ciclo festivo de la primavera. Una curiosa costumbre de la Semana Santa es la utilización que se ha dado a las palmas y ramos de olivera que son bendecidos este día. Existe la creencia generalizada en pueblos como Alberic, Algemesí, Sueca o Almussafes entre otros, que las hojas de rama bendecidas tienen propiedades protectoras contra cualquier mal, físico o psíquico. El ramo se guardaba durante un año (que era el tiempo que duraba su acción protectora) y, en caso de tormenta, se quemaba en la puerta de la casa para conseguir que ésta se dispersara.Hoy, esta tradición tan arraigada en otros tiempos, es prácticamente desconocida para la mayoría de los ribereños actuales. Dentro de las creencias simbólicas y mágicas nos encontramos, el Domingo Santo, con una ceremonia que se celebraba en todos los pueblos de la Ribera: la 'salpassa'. La ceremonia consistía en una visita del cura, acompañado por los escolanos, a todas las casas del pueblo.

En ellas se montaba un altar cerca de la puerta que consistía en una tabla cubierta con un mantelillo, que en muchos pueblos formaba parte de la dote de la mujer y recibía el nombre de 'tovalla' de la 'salpassa'. Sobre ella se ponía una imagen sagrada, un jarrón con flores, un plato con el presente que se ofrecía al cura (generalmente huevos que luego vendía a las panaderías del pueblo, aunque las casas más adineradas también podían ofrecer dinero), una pareja de cirios encendidos, un recipiente con agua y otro con sal. Al entrar en la casa, el cura deseaba la paz, daba a besar la cruz que llevaba a los presentes y bendecía la casa, el agua y la sal. Con el agua purificada se daba a beber a los niños y a los animales y si sobraba las mujeres se la guardaban en la mesita de noche para resignarse antes de dormir.

La Guajona  

Posted by Ana in ,

A muchas madres les preocupa... a veces... el color pálido de sus hijos... y... lo achacan a que no comen bien... a que algo les ha sentado mal... o... incluso a que han contraído una enfermedad desconocida. En Cantabria hay otra razón para explicar estas anomalías en la salud de los niños...:-) ... La Guajona...

La Guajona, que en otros tiempos recibió el nombre de Lumia, es una vieja delgadísima y siniestra... tapada de la cabeza a los pies con un manto negro... Lo único que se le ve son las manos... renegridas y sarmentosas, los pies... que en realidad son patas de pájaro... y la cara, una cara amarilla, rugosa, consumida... sembrada de pelos y verrugas... con ojos diminutos y brillantes como estrellas... nariz aguileña y una boca de labios delgados y descoloridos en la que se ve un único diente, negro y enorme como un puñal... pues le llega hasta por debajo de la barbilla...


La Guajona no vive de día y nadie sabe dónde se mete a la luz del sol... aunque se cree que bajo tierra... Por la noche sale y pasa como una sombra confundiéndose entre estas... Entra en las casas sin hacer ruido... se acerca a los niños y jóvenes sanos cuando están durmiendo y les clava su diente largo y afilado en una vena... para de esta manera beberles la sangre y dejarlos descoloridos y débiles... Es, por tanto... la mujer vampiro de Cantabria.
A pesar de su crueldad, hay que decir que sus ataques no son mortales y que esta especie de Drácula de la Montaña no mata a sus víctimas

Aunque es muy conocida,no podía dejar,de publicar la história de esta casa :


El 13 de Noviembre de 1974 la policía descubre los cadáveres de seis miembros de la familia DeFeo (el padre, la madre y cuatro de sus cinco hijos) en la mansión High Hopes. Esta mansión estaba situada en el 112 de Amityville, Nueva York. Pocos días después detienen al Ronnie DeFeo, el mayor de los hijos de 23 años, quien hace una confesión espeluznante: “Disparé primero a mi padre, luego bordeé la cama y mate a mi madre. Después de eso, honestamente digo que no hubiese podido parar aunque hubiese querido. No podía bajar el rifle, no podía dejar de apretar el gatillo. Sentía como si alguien estuviese dentro de mi, manejándome a su antojo.”Ronnie decía oír voces en la casa que le inducían a hacer esas atrocidades: “cógelos… mátalos…acaba con ellos”. Estas voces fueron atribuidas por el tribunal como un desorden psicológico.

Nunca se consideraron reales.El impactante caso ocupó las primeras páginas de la prensa durante meses.Un año después del atroz asesinato la casa (que era una enorme mansión colonial de tres plantas con jardín y embarcadero) se pusó a la venta por el insignificante precio de 80.000 dolares.

La familía Lutz aprovechó la oportunidad, aún sabiendo los hechos ocurridos. Nadie piensa que una casa te pueda matar.
Son las personas las que lo hacen.Al poco tiempo de mudarse el padre de familia comenzó a escuchar las mismas voces y su comportamiento cambió radicalmente, hasta el punto de hacer peligrar la vida de su propia familia. Oía voces, tenía cambios de personalidad, se volvió agresivo, no era dueño de sus actos. 28 días después de llegar a la casa, la familia Lutz abandona el lugar. Nunca regresaron. Ni siquiera a buscar sus propias pertenencias.Sólo duraron 16 días en la casa. Curiosamente la mansión se llamaba High Hopes: Grandes esperanzas. La casa sigue deshabitada.

Hospital de la sngre  

Posted by Ana in

Asentado sobre antiguos yacimientos arqueológicos que se remontan a tiempos prehistóricos, el Hospital de la Sangre siempre se ha visto rodeado de leyendas sobre ruidos extraños, apariciones sobrenaturales y todo tipo de fenómenos paranormales. Espectros de soldados que murieron entre horribles sufrimientos como consecuencia de heridas de guerra, niños víctimas de epidemias o mujeres que perdieron la vida al dar a luz, han sido recordados y recogidos por la tradición popular, siendo trasmitidos de generación generación entre los habitantes de la ciudad de Sevilla. Relatos, más o menos confusos que hablan de llantos de recién nacidos en estancias vacías, ruidos de pasos en corredores por los que no transita nadie o rostros sin cuerpo en las cristaleras de sus ventanas.

Será en el siglo pasado, momento en que movimientos incipientes de Parapsicologí a empiezan a dejar testimonios escritos, cuando empieza a esbozarse un perfil de lo que allí estaba sucediendo. Se recogieron declaraciones de enfermos, visitantes y trabajadores del Centro. Eran personas perfectamente identificadas y que, en muchos de los casos, se habían negado a confesar su experiencia por miedo al ridículo público. Muchos de los vigilantes encargados de la seguridad, se negaron a hacer sus rondas en solitario.

En los últimos tiempos, prensa, radio y televisión también han informado de estos acontecimientos. "Diario 16 de Andalucía", "Andalucía 24 horas", Canal Sur TV, entre otros, se ocuparon en diferentes ocasiones de este tema. El ex presidente Plácido Fernández Viagas, actual diputado del parlamento andaluz se encuentra entre los políticos que se han atrevido a confesar haber vivido una de estas experiencias. Son muchos, sin embargo, los que han podido presenciar algunos de estos fenómenos pero han preferido que sus nombre permanezcan en el anonimato.
El espectro de Sor Ursula

Una de las apariciones que cuenta con mayor numero de testimonios parece corresponder al de una silueta de monja que ha sido asociado a una religiosa que por su carácter insistente y reiterativo era llamada "Sor Ametralladora" . Sin embargo, ya se conocen otros relatos anteriores que hablan del fantasma de una religiosa, mucho antes de que ella prestara allí sus servicios. Se trataría de Sor Ursula, una monja que según se cuenta, por carácter y sentimientos, hizo que pocos lamentaran su muerte.
Durante su vida, y según las crónicas de la época, era de temperamento difícil e intolerante. Exigía una disciplina calificada de inhumana por la insensibilidad que manifestaba ante el dolor de los pacientes que asistía. En la actualidad, dicen haberla visto atendiendo enfermos que fallecerían poco después. Los ropajes antiguos con los que se describe la aparición han dado lugar a esta identificació n.

En Andalucía son muchos los casos de lugares en los que se han detectado este tipo de fenomenología. Son edificios que en su día fueron hospitales y que, según explicación que dan los estudiosos de estos temas, han podido quedar impregnados de cargas de energía que dan lugar a estas visiones espectrales. Pueden servir de ejemplo el Hospital de Cádiz, el Hospital de Real de Granada (actualmente Rectorado de la Universidad) o el Antiguo Hospital Materno-Infantil de Córdoba (actual Facultad de Bellas Artes), entre otros.
Los vecinos más incrédulos del barrio de la Macarena, cuando les preguntan si han sido testigos de alguna de estas apariciones , suelen responder con su característico humor hispalense, que en el antiguo Hospital de la Sangre ( actual parlamento andaluz), los únicos fantasmas que entran y salen, son algunos políticos a los que ni los espectros consigue echar de su escaño.

La cruz del Diablo - leyendas  

Posted by Ana in

En Cuenca existe una leyenda en la zona de la Ermita de las Angustias de la que se cuenta, que hace muchos años(no se cuantos exactamente), había un oidor de la ciudad, que era un buen hombre, recto, honesto y respetable que tenia un hijo totalmente diferente. Diego, que era su nombre, era juerguista, vivalavirgen, jugador y un Don Juan sin compasión. Ninguna mujer, ya fuera soltera, casada, separada o viuda se le resistía. Conquistaba a las mujeres para una vez conseguidas, despreciarlas y darlas de lado.

Un día apareció una bellísima doncella misteriosa y él joven diego se propuso conquistarla. La dama le despreciaba una y otra vez y Diego lejos de abandonar, se atormentaba cada vez más por no poderla conseguir. Olvido la juerga y otras conquistas y solo vivía para seducir a la doncella cuyo nombre era Diana. Asi continuó su inútil conquista hasta que un dia antes de la fiesta de todos los Santos, Diana cedió ante los deseos del joven y le prometió que el dia de Difuntos se entregaría a el si iban juntos por la noche a la ermita de las angustias. El joven accedió a la condición de la joven a pesar de que no le hacia mucha gracia estar en un lugar como aquella noche tan especial, y aunque extrañado aceptó, ya que era tal el deseo que sentía hacia Diana que nada ni nadie lo podía parar.

Por fin llegó el ansiado día y la pareja paseaba juntos por la subida hacia la Ermita. No había luna, así que la noche era muy oscura y a lo lejos se oían truenos amenazantes. Llegaron al atrio de la ermita y Diego impaciente abrazó a Diana apasionadamente, mientras ella por primera vez se dejaba querer. Entre caricias Diego hizo que Diana se sentara y cuando ya levantaba sus faldas para acariciar sus piernas, un rayo ilumino el cielo y el muchacho vio la pierna de su amada... Era una horripilante pezuña de cabra!! Estaba con el mismísimo Diablo!! Muerto de miedo, echo a correr seguido muy de cerca por el diablo que no paraba de reír. Ya casi iba a alcanzarle, cuando llegó a la cruz de piedra y sin fuerzas para seguir, se abrazó fuertemente a ella como único recurso de protección justo en el instante en que el diablo le iba a enganchar con su zarpa, que dio en la cruz emitiendo un horrible chasquido al golpear en la piedra. Justo en ese instante, Diego pudo comprobar que había desaparecido el diablo, y supo que no había despertado de un sueño,porque en la cruz estaba la marca todavía caliente de las garras del diablo.

El joven, arrependtido de su comportamiento con las damas y comprendindo que esa era una oportunidad de enmendarse, se fue al convento de Los descalzos y tras confesar sus pecados se convirtió a fraile como penitencia. Hoy por hoy, en ese lugar mágico de Cuenca se conserva la famosa cruz con su marca, para atestiguar que un dia el diablo estuvo alli. Si alguna noche de difuntos oscura, te encuentras en el lugar y ves a una hermosa dama... Ten cuidado! El diablo puede ir a por ti!!

El crímen de Albaicin  

Posted by Ana in ,

Encarnación Guardia Moreno, contaba con 36 años cuando decidió someterse a un ritual exorcista creyendo que un diablo poseía su cuerpo. Ese ritual le costaría la vida. Sucedió en el Albaicín granadino, el 1 de febrero de 1990.
Encarnación había sido invitada a una sesión de espiritismo por una tía suya que aseguraba tener dones de mediumnidad y comunicarse con una entidad que "hablaba a través de ella". Ese día, el espiritista sería un curandero conocido como Mariano Vallejo "El Pastelero". En el transcurso de la ceremonia, éste dijo que "veía" como un ser demoníaco estaba intentando apoderarse del cuerpo de Encarnación, y la mujer se fue a casa asustada.
A pesar de su escepticismo inicial, la idea la fue obsesionando poco a poco, hasta el punto de "sentir algo raro en el interior". Sus dos primas, también asiduas a las sesiones espiritistas, no tuvieron dificultad en convencerla que volviese al lugar para que el Pastelero expulsara al ser, y así librarla del demonio.
A las cuatro de la tarde del día siguiente, al ver que no regresaba a casa, una de sus hermanas acude a buscarla preocupada a casa de sus primas, pero una vez allí no la dejan entrar diciéndole que "no debía interrumpir la sesión". La mujer cuenta lo ocurrido a su padre, y ambos acuden otra vez a la casa. Al entrar, y para su sorpresa, encuentran el cuerpo de Encarnación desnudo y amoratado en el suelo en medio de un charco de sangre...
Rápidamente, el cuerpo malherido es trasladado a un hospital granadino e ingresando en Cuidados Intensivos, pero fallece al día siguiente a consecuencia de un edema cerebral, por una gran cantidad de sodio ingerida que había afectado a su sistema nervioso.

El hecho es inmediatamente denunciado a la policía, que detiene como presuntos culpables de un delito de homicidio a Mariano Vallejo, a Enriqueta e Isabel Guardia Alonso, primas de la fallecida, y a Josefa Fajardo, su sobrina, aunque investigaciones posteriores darían como resultado la implicación de más personas acusadas de complicidad, como María Alonso Vaca, la propietaria del apartamento.
Enriqueta, una de las personas que presenciaron el brutal crimen, asegura que antes de la muerte de Encarnación todos estaban aterrorizados, pues ésta repetía constantemente "presa de un ataque de histeria y gritando como una verdadera poseída que era la esposa de Lucifer, y que iba a engendrar al demonio si no la ayudaban".
Esta actitud de la víctima que según los informes médicos era producto de una depresión nerviosa, fue interpretada como una posesión demoníaca, y la mujer empezó a ser sometida a numerosas torturas, cada una más brutal que la otra, con la finalidad de impedir que naciese tal diablo. El macabro exorcismo se desarrollaría en tres etapas:
En un principio, Encarnación se vio obligada a ingerir una pócima compuesta por 250 gr. de sal diluida en agua, bicarbonato y aceite, lo que le produciría un coma profundo del que no llegaría ya a salir. Después, el mismo Pastelero le propinó una brutal paliza lesionándola por todo el cuerpo además de golpearla lanzándola varias veces contra la pared.

Y para concluir la ceremonia, acompañado por una de las familiares de la víctima procedió a la expulsión del demonio... destrozando el recto de la "poseída" con una barra de hierro y desgarrando con sus manos la vagina para extraeerle el paquete intestinal, según sus propias palabras, con el propósito de "desprender del interior de su cuerpo el engendro de Satanás".
En este singular caso lleno de hipótesis y contradicciones para justificar su causa, además del exorcismo, se ha barajado también la posibilidad de que la víctima estuviese embarazada de seis semanas y el supuesto ritual no fuese más que un aborto casero. La autopsia rechazó está explicación al determinar que la víctima no estaba embarazada.

Por otro lado, se cree que todo fue un acto de sadomasoquismo llevado a un límite demasiado extremo, entre la víctima y el Pastelero. Algunos familiares hablan de las inclinaciones masoquistas de Encarnación, y todo el pueblo conocía al hombre como una persona extremadamente violenta.
El juicio, considerado como uno de los más famosos en la crónica negra, daba comienzo el 15 de enero del año 1992 con las declaraciones de los acusados. Debido a las constantes contradicciones, el reparto de las culpas no quedó en esos momentos claramente definido. Vallejo admitió haber realizado las prácticas exorcistas a petición de los familiares de la víctima y siguiendo las indicaciones de Encarnación, que le iba indicando cada uno de los pasos que tenía que dar para conseguir la expulsión demoníaca.

También acusó a Enriqueta e Isabel de haber sido quienes convencieron a la víctima a comparecer en el ritual, además de estar presentes y haber preparado la pócima de sodio. Pero éstas negaron toda participación, acusando a su vez al Pastelero de haber forzado a la víctima a someterse al macabro ritual.
Josefa Fajardo reconoció haber sido la encargada de introducirle la mano por el ano a la víctima y pincharle la vagina con una aguja caldeada al fuego, afirmando que todos habían contribuido a la "expulsión".

Finalmente, tras varias sesiones de juicio, la Audiencia Provincial de Granada pidió un total de 5 años de prisión para los principales inculpados, por delito de lesiones con resultado de muerte por un lado e imprudencia temeraria por otro (al no haber intención de matar a la persona, no se puede considerar como un delito de homicidio). Para María Alonso, se solicitaron 2 años y medio de arresto por no haber impedido la comisión de los delitos. Además, también se reclamó una indemnización de cuatro millones de pesetas para cada uno de los dos hijos de Encarnación.

Pili Abeijón
Criminóloga

Los agotes  

Posted by Ana in

A los agotes, nombre peyorativo que varía según los lugares, se les consideraba apestados, leprosos, hechiceros y herejes. Sobre ellos había todo un rosario de supersticiones extendidas para justificar el trato denigrante y discriminatorio que recibían por los prejuicios e ignorancia del pueblo. Los bozatarras o auzokoak (los del barrio) podían acudir a la iglesia, pero debían entrar por una pequeña puerta exclusiva para ellos, utilizar una pila bautismal aparte y sentarse en la parte trasera bajo el coro, porque de ellos se decía que infectaban y transmitía enfermedades. Se les castigaba quemándoles los pies con un hierro candente si pisaban la hierba descalzos porque ésta, decían, no volvía a crecer. Estos abusos se aplicaban en diferentes grados según lugares y épocas, pero todos los sufrieron, no tanto en lo físico, como en lo religioso, lo económico y lo social.


No se les permitía tener más tierras que pequeños huertos para el cultivo de subsistencia, ni hacer uso de los pastos comunales, por lo que no podían dedicarse a la agricultura ni a la ganadería. Eran una etnia endémica, ya que sólo se les permitía casarse entre ellos. Pese a que en Navarra la segregación terminó en 1819, después de que una orden de las Cortes prohibió marginar a los agotes, en Arizkun algunas de éstas prácticas sociales continuaron hasta la mitad del siglo XX. Hace sólo unos 60 años que se tapió la puerta de la iglesia por donde entraban los agotes en un intento de borrar las huellas de un pasado del que casi nadie quiere hablar.

Sin embargo, ser agote es para unos pocos una seña de identidad que no están dispuestos a esconder, o al menos así lo siente el escultor Xabier Santxotena, decidido a reivindicar la memoria de sus antepasados, "acabar con los complejos que aún permanecen", y darles el reconocimiento que merecen como personas trabajadoras y pacíficas, que siempre demostraron una gran sensibilidad artística y respeto por la naturaleza.